«Sueño con trabajar en New York» Agustin H.

Comenzó a estudiar peluquería por sugerencia de su papá. Pero se hizo peluquero cuando descubrió que se trataba de arte. «En el momento en que me dí cuenta de que no sólo me gustaba llevar cortes con estilo sino poder realizarlos con amor y pasión me sentí atravesado por esta expresión sensible», dice hoy Agustín Herrera, creador de Agustín H Hair Experience & Store, un salón referente en la bonaerense ciudad de San Nicolás.

«Tuve la suerte de conocer y experimentar en grandes salones de Londres, Paris, Barcelona, como también Brasil, Estados Unidos y, por supuesto, Buenos Aires. Cada uno de ellos me inspiró para diseñar este espacio junto con la manager del salón, Julieta Zanini«, relata Agustín.

Concept Store

Y, como se sabe, desde la práctica profesional es difícil conjugar diseño, arte y empresa. Sobre todo en tiempos donde prevalece la tendencia a la realización de peluquería en serie. «Aquí -agrega con orgullo- mezclamos desde nuestras normas y reglas de juego una manera de enfrentar a una compétencia que tiende a la impersonalidad».

En el marco de esta fatigada economía argentina todo se hace más complejo, es que Agustín H emerge como un concepto donde diversos rubros comerciales vinculados siempre con la moda y la estética, se expanden para generar una propuesta más amplia.

«La mayoría de los clientes consideran una pérdida de tiempo a su permanencia en el salón», dice Agustín. Eso fue lo que lo motivó a trabajar en cómo hacer para transformar ese momento. «Encontramos en el concept store una propuesta flexible para acompañar al cliente en muchos aspectos pero siempre desde las bases firmes de nuestros propositos de marca».

«Podemos decir que el hilo conductor del Concept Store se inicia con la ambientación donde la decoración es un factor clave”, dice Agustín.  Esto hace que el cliente viva una experiencia «donde la ambientación está diseñada ya sea para trabajar con su computadora, leer un libro o tomarse un cafe y, por supuesto, acceder a nuestras ofertas de retail de productos  para el cuidado de cabello, perfumes o ropa”, remarca. 

Luz, cámara… peluquería

Agustín Herrrera se proyectó desde su San Nicolás natal a la ciudad de Buenos Aires cuando tenía 19 años. Pivot Point lo dotó de la técnica a la que luego le sumó experiencia y trabajo diario.

Su amiga, la periodista y conductora Chechu Bonelli, nicoleña como él, le abrió las puertas a las grandes pasarelas. Así inició su relación con las grandes modelos. Julieta Prandi, Débora Bello, Jimena Cyrulnik, fueron sólo algunas de las que confiaron nada menos que la imagen de su cabello a este creador. «Ese tiempo de comienzos lo atesoro en la memoria como una verdadera colección de primeras veces que me consolidaron como profesional».

Ayer, hoy y mañana

 ¿Cómo te considerás hoy? Un peluquero de la moda, un innovador, un estilista de estrellas o de portadas de revistas?

Agustín Herrerá se ríe antes de responder casi como una obviedad…

¡Que pregunta! Me considero un artista, un soñador, apasionado de lo que hace y poniendo lo mejor de mi en cada trabajo que me toque realizar. Me gusta evolucionar todos los días, me gusta crecer y me gusta innovar.

¿Con qué asociás a las palabras pasado, presente y futuro?

El pasado es un lugar de referencia donde valió la pena cada paso transitado. Por supuesto que también la memoria de esto contribuye a nunca dejar de agradecer todo lo que aprendí  y que hoy me permite vivir un presente pleno y con consciencia de todo lo vivido y logrado.  Así, el pasado y el presente me permiten seguir viviendo esta hermosa profesión y construir el futuro con esperanza y proyectos.

¿Un sueño por lograr?

Sueño con trabajar en New York…

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más notas