Las tendencias de verano por Ulises Mesa

El verano trae propuestas que reivindican la diversión y la creatividad, por un lado, y la naturalidad y la comodidad del bajo mantenimiento. Ulises Mesa, director de Ulises Peluqueros, analiza estas actitudes diferentes en los estilismos… reflejo del momento que estamos viviendo.  

Ginger Dark, el pelo se pone arrollador 
Los cobrizos nos aportan toda su simbología un tanto exótica y con una energía que no se apaga, incluso en esta versión intensa. Este tono anaranjado se vuelve oscuro y magnético este verano, aunque encaja perfectamente con las pieles claras y con las bronceadas. «El ginger dark es un tono con más profundidad que un cobrizo, pero más claro que el castaño rojizo. Y aunque es una tonalidad oscura, cuenta con la chispa que siempre incorporan los anaranjados. Además, puede conseguirse en una sola sesión y solo precisa de retoques cada seis semanas para evitar la decoloración», explica Ulises Mesa.  

Rubios con aires setentero
Las melenas rubias alcanzan la estación estival con un aire retro que evoca las ganas de libertad y de expansión. Escogen los tonos medios y oscuros para traernos sus propuestas inspiradas en los siempre rompedores años setenta. «Los rubios naturales de los setenta, aquellos que no eran demasiado claros ni muy oscuros, los dorados, nos aportan esa imagen cuidada y glamurosa cargada de aparente despreocupación. Por eso, los ricos tonos miel y los mantequilla son los mejores aliados de las melenas, sobre todo, de aquellas largas y desenfadadas que conservan el espíritu de la época. Estos tonos son compatibles con la larga temporada de sol y chapuzones y compensan muy bien la tendencia hacia el amarillo de los rubios», añade Ulises Mesa. 

Castañas con un toque goloso
Los tonos oscuros se mantienen con la llegada del color, sin embargo, no se cierran a nuevos matices que les añaden luz y un toque de dulzura y los reflejos caramelo y cookie los refrescan. «Las bases morenas con destellos de rubios oscuros como el toffee o los biscuit actualizan los castaños, ya que aportan desenfado y luz, emulando los reflejos más claros que el sol reproduce en el cabello. Son mechas que se aproximan al bronde, pero con un matiz más frío. En verano tendemos a estar más morenos y estos destellos encienden el rostro, compensando la profundidad del color», asegura Ulises Mesa.  

Vainilla helado, el rubio más fresco
Los tonos fríos nos aportan ese toque de frescura, atrevimiento y luz que ya descubrimos en invierno y que alcanzan también la subida de temperaturas. Los vainilla, los platinos y los blancos también son para el verano. «Estos tonos llaman aún más la atención ahora cuando la luz se refleja con mayor fuerza. Es cierto, que no es un tono fácil de conseguir y de mantener, sin embargo, contamos con recursos que nos ayudan. Uno es el efecto raíz que le restará el efecto glam, pero le regalará el grunge. Otra opción es combinarlo con tonos dorados o amarillos para romper la homogeneidad y ganar en dimensión. De obligado cumplimiento utilizar el protector solar», sugiere Ulises Mesa.  

Realzando el efecto del verano 
Inevitablemente debido a una mayor exposición solar el cabello tiende a aclararse. Las tendencias lo saben y nos proponen reflejos que ensalzan el efecto sun-kissed para un cabello aún más veraniego. «Son múltiples las opciones que nos ofrece la moda para que nuestra melena se vea natural y con luz. Desde las babylights en dos o tres tonos más claros de nuestro color de base distribuidos por el cabello a las money piece, que ponen el énfasis en los mechones del rostro para destacarlo, dejando a un lado el resto», propone Ulises Mesa.

Peluquería Ulises Mesa @ulisespeluqueros

Fuente: ComunicaHair

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más notas