Reparar antes de que sea tarde

Novalook acaba de lanzar su champú y acondicionador BTX, una dupla que fortalece la fibra capilar y aumenta la capacidad antiquiebre de la fibra. Un lanzamiento más que oportuno para estos momentos difíciles.

El encierro, las tinturas caseras, el abuso de planchitas… son otras de las consecuencias de la situación sanitaria que hoy vive el mundo. Ante esto, es lógico que los salones se hayan transformado, prácticamente, en enfermerías capilares ya que las clientas llegan arrastrando frustraciones y, lo peor, cabellos maltratados.

Hidratación/ Es probable que muchísimas clientas desconozcan que su cabello está compuesto en un 70% de agua, además de un 28% de proteínas -fundamentalmente queratina- y un 2% de lípidos. Pero los profesionales sí saben del enorme valor que tiene la hidratación profunda del cabello. Sobre todo, para recuperar su luminosidad y suavidad. Además, claro, de reducir

el molesto frizz.

Es por esto que la línea de champú y acondicionador BTX que suma Novalook fue especialmente diseñada para la reparación profunda de los cabellos castigados y sensibilizados. De esta manera, BTX los sana en profundidad, a la vez que previene su quiebre.

No es para asustar a las clientas pero es clave que el profesional haga docencia y les hable del daño que causan al cabello muchos champúes comunes y saturados en detergentes. Si alguna de ellas pudiese observar con microscopio su cabello, vería una imagen de fibras cuarteadas, resecas y quebradizas en lugar de un conjunto sano y homogéneo.

TIPS
para la clienta/

En esta era en la que circula mucha información -y desinformación-
es importante brindar algunos conocimientos a las clientas. Sobre todo, para motivarlas al uso de cosmética de última generación.

El dato fundamental es el que conocen de memoria todos los profesionales: son los enlaces entre las moléculas de queratina los que determinan las propiedades del cabello.

Los puentes de hidrógeno y los salinos se rompen, de manera temporal, al estar en contacto con el agua. Por eso, el peinado se torna fácil.

Los puentes de disulfuro se rompen con calor porque se deforman sus enlaces con la fibra. Por eso, las planchas y los rizadores tienen la propiedad de cambiar la forma del pelo.

Es en este último caso cuando la constante exposición al calor hace que la fibra se resquebraje, pierda brillo e, incluso, caiga. Aquí es donde debe actuar a pleno el champú y acondicionador BTX de Novalook, aliado fundamental del peluquero cuando el salón se convierte en una enfermería capilar

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más notas