Afeitado: Un ritual en cuatro pasos

El ritual del afeitado volvió a muchísimos salones masculinos.

Es más, muchos nuevos salones se abrieron para satisfacer esta demanda que retrotrae, pero sin atrasar, a uno de los servicios más clásicos de la peluquería. Y es tan clásica esta práctica que a lo largo de los años ha ido construyendo una serie de procedimientos que hoy son de conocimiento imprescindible para un barbero digno
de tal nombre.

Hoy, nuevas técnicas e innovadoras tecnologías en lo que hace a filos ha hecho del afeitado en la barbería tradicional un ritual renovado pero que conserva en sí la esencia de lo clásico.

El “ritual de afeitado tradicional” realizado por un barbero consta de cuatro pasos fundamentales.

1.- La Previa
En primer lugar, se calienta y humedece el rostro del cliente mediante la aplicación de una toalla caliente y húmeda, si es con aceites esenciales, mucho mejor.
Luego sí se aplica un aceite de esencias naturales a la parte del rostro que se va a rasurar y se realiza un masaje facial. De esta manera, la piel queda totalmente preparada para el afeitado. Una vez que esto se logra, se enjabona la piel con una brocha de pelo natural con una crema elaborada con extractos naturales.

2.- El Afeitado
Para el afeitado, se utiliza una navaja que, por supuesto, debe contar con una hoja nueva para cada cliente. Con ella se afeita en el sentido del crecimiento del pelo. Luego, se vuelve a enjabonar la
zona y se realiza una segunda pasada por conseguir un rasurado perfecto.
En este punto se debe tener en cuenta que entre los beneficios del afeitado realizado de la manera clásica de los barberos es el de la exfoliación de la piel. Además, si se afeita con una hoja afilada y en el sentido del crecimiento del pelo, reduce los corte y la irritación.

3.- La Tonificación
Una vez que se realiza el afeitado, se aplica una toalla de agua fría, si puede ser aromatizada mucho mejor. Con esta toalla se procede a la limpieza de la piel y cierra los poros. A continuación, se aplica un tónico calmante o astringente según el tipo de piel de cada cliente. De este modo se tonifica y eliminan las impurezas, a la vez que proporciona un buen acabado y una hidratación calmante.
En este punto, son muchos los hombres que no le prestan atención a la tonificación cuando es este paso una de las claves para proteger la piel ante las agresiones del medio ambiente y el paso de los años.

4.- La Hidratación
En este último punto, el barbero hidrata y protege la piel de cada cliente, con aloe y antioxidantes que proporcionan el masaje de afeitado. Para acabar este rasurado, se aplica una loción hidratante, para mantener la piel suave y protegida ante los agentes ambientales exteriores y la polución.
Por supuesto que la descripción de este ritual no agota todas las posibilidades de practicar una afeitada de excelencia. Es solo una guía, un resumen, una síntesis de cuatro pasos fundamentales con los que todo barbero puede estructurar su estilo. Porque cada profesional es diferente. Es importante saberlo. Más allá de que hoy todas las barberías parecerían cortadas por la misma tijera.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Más notas