Cortes :: Para que clienta y peluquero nos entendamos

CORTE CORTO: Es el que deja las orejas y la nuca despejadas. Su intensidad de crecimiento hace que la clienta debe pasar por el salón cada mes y medio o dos meses. Y, además, requiere de un buen corte de base. En la imagen, uno de los más cortos.

CORTE CUADRADO: Este es un corte básico que está vigente para todas las edades. Su extensión es hasta la altura del mentón y hasta un poco más largo. Pero eso sí, siempre por encima de los hombros. Existen numerosas versiones diferentes ya que este tipo de corte puede ser recto, degradado, lacio o con ondulación… Aquí, un carré corto.

CORTE SEMI-LARGO: Es cuando el cabello termina al nivel de los hombros. También puede presentarse bajo diferentes formas. Todo depende de la naturaleza del cabello de base y del estilo la clienta. Un tip para este tipo de corte es que hay que cuidar mucho las puntas ya que el roce con los hombros puede producir que se abran. Por eso requiere que el cabello hidratado en profundidad. En la imagen, un carré degradado.

CORTE DESMECHADO: Por definición es el corte que no es recto. El volumen aumenta desde el interior del cabello lo que permite darle forma a la melena. Hay una forma de desmechado para cada estilo de clienta. En el ejemplo, es lo que se llama un desmechado a la piel, ajustado al contorno.

CORTE DESFILADO: En este caso se trata de afinar el volumen. Hay casos, por ejemplo, que una clienta explica que desea tener las puntas más finas. Ahí es cuando desfilamos. Pero esto no significa que la cantidad de materia aumente sino que es una técnica que se utiliza normalmente para aportar volumen a la melena. Sin embargo, raramente se desfilan los cabello finos.

CORTE RECTO: Aquí todos los lados del peinado son iguales. Es un corte recto que da impresión de densidad. Por eso es necesario equilibrarlo para no llegar a los extremos de algo suficientemente “ligero” para no lucir una melena pesada. Aquí, se ve un clásico bob corto.

Un tip final: ¿cuál es la extensión máxima del cabello?… un tercio de la estatura de la clienta.

Muchísimas gracias Roberto Vernucci por tu inestimable aporte técnico

¡Ningún comentario aún!

¡Publicar comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*